Madrid, por las nubes


El invierno más caluroso de las últimas décadas en Madrid ha despertado la imaginación de la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre,  quien se ha empeñado en una empresa que parece de ciencia ficción. El asunto en cuestión es bombardear las nubes para que nieve sobre la capital.

Para quien piense que algo así sólo sucede en las películas, el bombardeo al cielo es una tecnología que los israelíes llevan más de 30 años poniendo en práctica y que también han experimentado otros países como Estados Unidos, México y China. La metodología de tan peculiar invento es la siguiente: primero hay que localizar la nube adecuada –tiene que ir bien surtida de agua y llevar la dirección adecuada para que las precipitaciones caigan donde se desea-; en segundo lugar, aparecen en acción unas cuantas avionetas, que son las encargadas del bombardeo. Esas avionetas se dirigen a la nube en cuestión una hora antes de que llueva o nieve y disparan hacia ella yoduro de plata.

Se puede decir que el yoduro de plata es el brebaje mágico que provoca la lluvia o la nieve. Desde un punto de vista científico, el yoduro hace que el agua se condense –vamos, que pese-; la gravedad, entonces, se encarga del resto, obligando a esa agua a caer. Y… ¡Voilà! ¡Cae el chaparrón!

El aparato que ha comprado la Comunidad de Madrid es el localizador de nubes. El precio: 118.500 euros (sin IVA). Ahora, hay que adquirir las avionetas y los disparadores con su respectivo yoduro de plata. ¿Quién dijo crisis?

En fin, que Esperanza Aguirre va a destronar a Tormenta, el personaje de X-Men que controla el clima. ¿Alguien se imagina a la Presidenta enfundada en un traje de cuero ceñido al cuerpo cual Hally Berry en la citada película de superhéroes? ¡Que se preparen Marvel y DC Cómics! ¡Que tiemblen Thor y Zeus! La nueva diosa del trueno ha descendido de los cielos.

Anuncios
Comments
One Response to “Madrid, por las nubes”
  1. Nieves dice:

    Da la sensación de que para Espe no ha llegado la crisis. Sube el transporte, igual para poder financiar este invento que, independientemente de lo curioso que sea, sería más útil en zonas con cultivos y no en una ciudad donde la solución a la boina de contaminación es regular los vertidos de CO2. En fin, esta mujer lo flipa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Vaya idea

  • Vaya historia

  • Vaya naturaleza

  • Vaya ciencia

A %d blogueros les gusta esto: