Cocina sus genitales y los sirve en un restaurante


Un japonés de 22 años anuncia, a través de Twitter, que vende sus genitales cocinados y servidos en un restaurante y aparecen 70 clientes dispuestos a comer tan suculento manjar. El hombre ha sido detenido por exhibicionismo; los comensales… bueno, digamos que están digiriendo el asunto.

Mao Sugiyama
FUENTE: http://www.dailymail.co.uk

@Vaya_Noticias.- ¿En qué momento se le ocurre a alguien que se va a amputar los genitales para servirlos como menú del día? Pues a este chico, en concreto, se le ocurrió en su 22º cumpleaños; pocos días después, se amputó quirúrgicamente los genitales.

Lo primero que se le pasó por la cabeza al joven fue comer él mismo su pene, pero después lo pensó mejor y decidió y que iba a ser mucho más divertido alimentar a otros. Para evitar que sus comensales se quedaran con hambre, optó por ampliar la oferta, de manera que, por el mismo precio, añadía el escroto y los testículos al plato principal.

¿Cómo encontrar paladares dispuestos a degustar sabores nuevos, inigualables, únicos? Por Internet, por supuesto. En un tweet, anunció, textualmente, lo siguiente: “Ofrezco mis genitales -el pene, los testículos y el escroto- por 100.000 yenes” (casi 986 euros)”. Prometía haberse sometido a las pruebas necesarias y no tener ninguna enfermedad venérea. A continuación, explicaba que “se preparan y cocinan a petición del consumidor […] interesados póngase en contacto conmigo”. Y se pusieron en contacto con él 70 personas, que acudieron al evento en un restaurante Suginami, un barrio residencial de Tokio.

A última hora, sin embargo, consideró que lo mejor era dividir la comida entre seis personas, ya que 70 eran demasiadas para saborear dicho manjar como merece.  

Mao Sugiyama –así se llama el personaje- aderezó el plato con setas y perejil. Ya lo dice Arguiñano: el perejil es compañía indispensable en cualquier guiso, aunque quizá no se lo imaginara, hasta ahora, como condimento de tan extraño –a la par que familiar- alimento.

Mao tomó todas las precauciones necesarias para que su miembro fuera servido en perfecto estado: lo mantuvo congelado dos meses desde la amputación y siempre bajo la exhaustiva supervisión de un chef; aún así, hizo firmar a los atrevidos degustadores una renuncia a responsabilizarle en el supuesto de que enfermaran.

Mao ha sido detenido por exhibicionismo, si bien habría que plantease la imperiosa necesidad de encerrar a los que se zamparon la vianda…

Una vez juzgado y en caso de ir a prisión, ¿pagará alguien la fianza para dejarlo en libertad? De ser así, no pretenderá el libertador que Sugiyama le pague en carnes, puesto que se ha quedado sin género.

En fin, si Ferrá Adriá alcanzó el éxito gracias a la innovación culinaria, la ha salido un peligroso competidor…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Vaya idea

  • Vaya historia

  • Vaya naturaleza

  • Vaya ciencia

A %d blogueros les gusta esto: