Felix Baumgartner supera la velocidad del sonido


¿Es un pájaro? ¿Es un avión? ¡No! ¡Es Felix Baumgartner! Este Supermán del siglo XXI no sólo ha superado la velocidad del sonido en caída libre (caía a 1.173 km/h) sino también otros dos récords: subir en globo al punto más alejado de la Tierra y el salto con paracaídas desde mayor altura.

@Vaya_Noticias.- Red Bull te da alas, ya no hay lugar a dudas. La mejor campaña publicitaria de la historia de esta marca de bebidas enlatadas ha llevado a un hombre, Felix Baumgartner, a convertirse en el primer ser humano en romper la barrera del sonido sin ayuda mecánica. ¿Os imagináis a Neil Armstrong dando sus primeros pasos sobre la Luna con un casco de Red Bull? ¿O con un traje espacial de Coca Cola? Salvando las distancias entre ambos acontecimientos, el de Baumgartner no deja de ser un gran avance científico patrocinado por una empresa que pretende sacar beneficio de él. Aún así, es de agradecer que el sector privado financie lo que el público no puede, ya que la hazaña de Baumgartner aportará una valiosa información sobre las reacciones de su cuerpo a velocidades supersónicas, información de mucha utilidad en Astrofísica, por ejemplo.

Antes de superar la velocidad del sonido, Felix Baumgartner ha tenido en un sinvivir a medio mundo hasta que ha conseguido el primer récord: llegar al punto más alejado de la Tierra; en concreto, los 39 km desde la superficie terrestre. Una vez allí, por encima de la estratosfera, ha iniciado el salto. Todos –sobre todo, su familia- con el corazón en un puño.

En ese momento, alcanzaba el siguiente récord: el salto en paracaídas desde mayor altitud (39.000 metros). Durante la caída libre, hubo unos eternos segundos de angustia, cuando comenzó a girar rápidamente sobre sí mismo y sin ningún control; afortunadamente, enseguida consiguió estabilizarse y comunicarse con la estación de control de la Tierra, donde se encontraban sus padres y familiares.

Baumgartner abrió el paracaídas 4 minutos y 19 segundos después de haber saltado, por lo que el récord en tiempo en caída libre es el único que no ha conseguido. Sólo 20 segundos le han impedido superar los cuatro récords que se había propuesto.

La pobre madre de Baumgartner, a quien los espectadores han podido observar en la retransmisión en directo, puede por fin respirar tranquila. Sólo le queda esperar que al niño no se le ocurra otra genial idea que llevar a cabo. Con lo a gusto que se está en casita…

FUENTE: neutronico.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Vaya idea

  • Vaya historia

  • Vaya naturaleza

  • Vaya ciencia

A %d blogueros les gusta esto: